Cuando el Estado otorga a una persona el subsidio habitacional se debe a que dicho beneficiario y su grupo familiar han acreditado, entre otras cosas, que no cuentan con una vivienda propia para habitar.

Por este motivo, se entiende que al comprar departamentos con subsidio el objetivo principal es que los beneficiarios lo destinen a un uso exclusivamente habitacional. 

Sin embargo, las personas no se encuentran sujetas de por vida a esta propiedad, ya que la ley contempla la posibilidad de arrendar, vender o cambiar el uso al que se encuentra destinada la vivienda después de cumplido un período de tiempo legalmente establecido.

¿Qué dice la ley sobre arrendar un departamento comprado con subsidio?

La ley 17.635 establece claramente la prohibición de vender, arrendar o enajenar una propiedad comprada con subsidio habitacional por un período de al menos cinco años.

Es importante señalar que este período se empieza a contabilizar a partir de la entrega de las llaves del departamento, no desde la adjudicación del subsidio.

Ahora bien, la normativa no considera que signifique causa de infracción la instalación de un taller artesanal, la implementación de un comercio pequeño o el ejercicio profesional dentro de las instalaciones de la vivienda, siempre que el objetivo principal del inmueble sea el uso habitacional para el beneficiario y su familia.

¿Cuáles son las sanciones por el arriendo de departamentos con subsidio?

Los beneficiarios que incurren en la infracción a esta ley se exponen a ser demandados por el departamento jurídico del Serviu.

La demanda tiene por objetivo restituir los bienes al Estado, es decir, los infractores deben devolver todo el dinero –no la vivienda comprada con el beneficio estatal- otorgado por concepto de subsidio habitacional.

Para asegurarse de que los beneficiarios cumplan con la normativa legal, el Serviu realiza fiscalizaciones periódicas, por medio de ministros de fe, a los inmuebles adquiridos con recursos del Estado.

Solicitud de Movilidad Habitacional: una alternativa para cambiarse de departamento

Para quienes necesiten cambiarse de casa antes de cumplir el período legal de cinco años, existe la posibilidad de optar al programa de Movilidad Habitacional.

Este beneficio consiste en una autorización especial para permutar o vender una vivienda adquirida con subsidio, con prohibición vigente y saldo de deuda pendiente de pago.

Es importante señalar que esta alternativa no contempla la opción de arrendar departamentos o casas compradas con subsidio habitacional.

Es así como esta subvención, es una ayuda económica que presta el Estado de Chile a familias que no cuentan con una vivienda de su propiedad. El objetivo de este beneficio es que las personas utilicen los departamentos con subsidio exclusivamente para uso habitacional dentro de los primeros cinco años.

Una vez cumplido este plazo, todas las restricciones se levantan y es posible poner en arriendo el departamento, o hacer con él lo que sus propietarios estimen conveniente, como venderlo o destinarlo a fines comerciales.