Los beneficios del sector inmobiliario lo convierten en un instrumento atractivo para las personas que desean comprar departamento para invertir. El negocio, al ser lucrativo, tener la posibilidad de generar buenos ingresos, independencia económica y una estabilidad financiera a largo plazo, incentiva a comprar departamento para inversión

Sin duda, es una decisión inteligente. Aun así, es adecuado que los inversores manejen algunos aspectos financieros al momento de hacerlo.

Beneficios de comprar departamento para invertir en renta residencial

Es rentable comprar un departamento para arrendar porque los altos niveles de demanda promueven estabilidad financiera. Lo anterior debido a un factor clave: la rentabilidad, es decir, las ganancias que se reciben por ofertar una vivienda para alquiler.

Arrendar un departamento suele tener rentabilidades que varían entre un 5% a 10% anual, porcentaje mayor a los que entregan otros mecanismos de inversión, como las acciones, por ejemplo.

De esta manera, otorga la ventaja de recibir ingresos pasivos mensuales, los que se pueden utilizar, incluso, para pagar los dividendos de la propiedad.

El retorno de la inversión es visible gracias a:

  • La renta mensual y los ingresos fijos que son recibidos a corto plazo. A eso se le añaden la plusvalía de la zona.
  • El incremento del valor inmobiliario.
  • La opción de vender en la revalorización.

¿Qué considerar antes de comprar un departamento?

Como en toda inversión, siempre hay riesgos de pérdidas. Por ello, la compra de un inmueble requiere de tiempo y planificación. El arrendatario debe pensar en dónde comprar departamento para inversión y evaluar sus condiciones, con el objetivo de satisfacer la necesidad de la demanda.

La localización

Es prudente escoger una zona de acuerdo con el tipo de inquilinos que acepte el arrendatario.

Esto incluye servicios, sitios de entretenimiento, vialidad, conectividad, entre otros factores. Dos ejemplos de público objetivo son:

  1. Estudiantes: el departamento tiene que estar cerca de una universidad y/o del transporte público que permite el acceso a la institución.
  2. Familia con hijos: hay que cerciorarse de que la cantidad de espacio sea la adecuada y con acceso cercano a colegios, servicios de salud, etc.

Los espacios comunes

El edificio en cuestión debe tener espacios donde satisfacer las necesidades de los inquilinos, sean de esparcimiento, trabajo y/o estudios.

Es rentable comprar un departamento para arrendar cuando este cuenta con amenities (comodidades) -piscina, ascensores, áreas verdes, juegos infantiles- que aumentan la calidad de vida de los residentes.

El costo, la hipoteca y la inversión inicial

Primero que todo, hay que tener la inversión inicial del departamento. Lo segundo es saber el precio por el que se rentan departamentos en zonas y condiciones similares, para asegurar que puedan cubrir la hipoteca. Con eso establecer el costo de la renta.

Se debe evitar a toda costa un balance negativo para garantizar el retorno de la inversión, que dirá en cuántos meses se pagará el departamento.

Los inquilinos: el factor más importante para tener en cuenta

Después de comprar departamento para invertir, hay que encontrar inquilinos. Estos deben cumplir con las cuotas de pago y no provocar daños al inmueble.

Nunca hay una seguridad al respecto, pero es buena idea hacerles una entrevista y evaluar variables como su capacidad de pago, historial crediticio, remuneraciones y otros factores antes de decidir.

¿Por qué comprar inmuebles iSiete?

Saber dónde comprar departamento para inversión es complicado; tiene que cumplir con todas las exigencias mencionadas para que genere rentabilidad. Inmobiliaria iSiete ha hecho un trabajo excepcional, ya que sus proyectos están ubicados en muy buenas zonas y superan de sobra cualquier expectativa para vivir.

Los edificios WM y Epicentro de iSiete son estructuras modernas, con la mejor tecnología en términos de habitabilidad y seguridad. Son una opción acertada para comprar departamento para inversión. No necesitan reformas o arreglos y están adaptados a las necesidades de cualquier tipo de cliente, gracias a la gran variedad de sus tipologías y espacios comunes.

Además, sus localizaciones son privilegiadas, ya que tienen a los alrededores desde parques hasta centros comerciales y todo el acceso vial.