Los beneficios de comprar una propiedad en blanco

Comprar una propiedad es una de las inversiones más importantes en la vida; sin embargo, la realidad es que la creciente demanda por viviendas terminadas es muy alta y los nuevos proyectos en el país no son capaces de satisfacer el aumento de las solicitudes. Parte del problema está en la dificultad por conseguir terrenos aptos para las nuevas construcciones.

¿En qué consiste comprar una propiedad en blanco?

Esta modalidad de compra consiste en adquirir una vivienda que no se encuentran en ejecución y no cuentan con pilotos y sala de ventas. Es decir, el proyecto se encuentra en la fase de maqueta, posee los correspondientes permisos de edificación, pero falta iniciar las etapas de excavación y construcción.

Beneficios de comprar una vivienda en blanco

El panorama anterior ha tenido como consecuencia que en la actualidad muchos vean como una opción válida comprar en verde o en blanco. Sobre esta última opción, quizás existe todavía cierto temor a comprar propiedades en blanco, pero definitivamente tiene sus ventajas.

Es más económico

Comprar un proyecto de vivienda que tiene los permisos y aún no ha empezado a construirse tiene como principal ventaja que es más económico que comprar un proyecto terminado. Para los inversionistas jóvenes y profesionales la oportunidad de comprar barato y en una zona residencial en pleno desarrollo es sin duda muy atractiva.

Es posible efectuar mejoras y ganar algunos “extras”

Al comprar propiedades en blanco se pueden efectuar algunas personalizaciones, como el diseño de las cerámicas y baldosas, la disposición de algunas habitaciones, incluir una bodega, tener un puesto adicional para estacionar vehículos y otros extras, de acuerdo con las necesidades individuales o familiares. Además, se puede elegir la orientación de la futura vivienda.

El dinero invertido rendirá dividendos en caso de venta

Cuando se compra en blanco, como promedio se ahorra hasta un 30% al momento de tener un compromiso de compra como producto de la plusvalía generada en los siguientes años. Esto significa que el dinero invertido generará ganancias si se quiere vender la propiedad en un futuro.

Para acertar con la inversión, hay que saber escoger la inmobiliaria

Una inmobiliaria seria y responsable es aquella que define muy bien sus parámetros y plazos en el compromiso de compraventa. Por otra parte, hay inmobiliarias que se valen de las últimas herramientas tecnológicas para crear maquetas digitales del proyecto y así el cliente pueda estar mejor informado de los detalles de la obra.

Además, el comprador está protegido por una póliza o boleta de garantía que le ampara en caso de incumplimiento o cualquier imprevisto.

Invertir en una compra en blanco con una inmobiliaria que fije plazos, terminaciones y fecha de entrega, permiten que el cliente tenga una mayor certeza y seguridad de la calidad de un proyecto a largo plazo.