Las ventajas de comprar versus arrendar una propiedad

Buscar la independencia o formar una familia es un proceso transcendental en la vida de todas las personas. Por ello comprar o arrendar una propiedad es uno de los dilemas de mayor relevancia en este aspecto, pues es en este lugar donde realizaremos nuestra vida y compartiremos momentos junto a nuestros seres queridos.

En este sentido, es necesario conocer las ventajas que trae consigo decidirse por comprar una propiedad, ya que significará mayor seguridad y estabilidad que trascenderá y se valorizará en el tiempo. Por su parte, un arriendo es una alternativa volátil, que no nos garantizará la estabilidad que buscamos al decidirnos por una casa.

 

Beneficios de comprar una propiedad

Uno de los mayores beneficios que presenta el comprar una vivienda, es la posibilidad de ver incrementada su plusvalía con el paso del tiempo, esto debido a los proyectos de conectividad y urbanización en diversas comunas, ya sean medios de transportes, colegios, universidades, centros comerciales, entre otros, los cuales también hacen que aumente el valor de la propiedad junto con el crecimiento económico y el valor de la UF.

Invertir en una vivienda propia significa libertad de acción y de poder escoger todo tipo de cambios, personalización, remodelaciones y ampliaciones o todo lo necesario para estar a gusto. Un arriendo significa estar atados a contratos y regulaciones propias de quien no es propietario, por lo que las posibilidades de hacer nuestro un hogar son mínimas.

Es necesario recalcar que una propiedad es un activo estable y una garantía para nuestro futuro y el de nuestra familia, ya que está sujeta a diversos mecanismos de herencia y legado.

 

Opciones de financiamiento

Existen diversas alternativas para financiar la compra de un inmueble, desde una oferta de subsidios habitacionales dispuestos por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo para alcanzar al anhelado sueño del a casa propia.

En este sentido, destaca el Subsidio DS19 para familias vulnerables y la clase media, el cual permite financiar viviendas de hasta 2200 UF en entornos céntricos y cercanos a servicios. Por otra parte, se encuentra una variedad de créditos hipotecarios de las entidades bancarias, los cuales cuentan con un monto y tasas de interés fijas o variables. De este modo, es importante conocer cuál de ellos presenta mayores beneficios a mediano y largo plazo para el pago del total de la propiedad.

En definitiva, si estás pensando en una próxima vivienda, debes tener en cuenta todas las ventajas que se presentan con una vivienda propia y no sometida a arrendar: libertad, legado, diversas formas de financiamiento y estabilidad financiera.