¿Cómo puedo financiar el pie de un departamento?

Contar con recursos propios para cubrir el valor total del pie de un departamento es una meta de ahorro que pocas personas pueden cumplir.

El alto precio de las viviendas y la escasa capacidad para juntar dinero que permite el sueldo promedio en Chile hacen que sea necesario buscar otras alternativas de financiamiento.

¿Cuánto ahorro se necesita para acceder a un crédito hipotecario?

Según la Ley General de Bancos, las entidades financieras en Chile están facultadas para otorgar préstamos por un máximo del 80% del valor de tasación del inmueble. Es decir, para acceder a un crédito hipotecario se debe contar con al menos un 20% del valor de la propiedad cotizada.

Este monto puede estar disponible en cuentas de ahorro, cuentas corrientes, inversiones, o bien, ser acreditado mediante el proceso de venta de bienes personales.

Es importante considerar que ese 20% es el piso mínimo necesario en caso de que el banco otorgue un crédito por el máximo monto permitido, lo que en los hechos no necesariamente ocurre.

A esto hay que sumar que, de acuerdo con sus políticas internas, los bancos suelen exigir que se acrediten fondos propios suplementarios para cubrir los gastos operacionales. Estos suelen representar entre el 1% y el 1,5% del valor del inmueble.

Alternativas para financiar el pie de un departamento

Dado lo generalizada que es la dificultad para financiar el pie, existen diferentes opciones para quienes no cuentan con ahorros propios:

  • Crédito de consumo: si bien esta alternativa existe, es la más cara debido a las altas tasas de interés de estos préstamos. Por otra parte, para quién no ha tenido capacidad de ahorro, es la opción menos factible porque difícilmente un banco le otorgará ambos créditos de forma simultánea.
  • Compra en verde: algunas inmobiliarias ofrecen la alternativa de pagar el pie en cuotas mientras termina la construcción de las viviendas. En el caso de la compra en verde, la obra gruesa se encuentra bastante avanzada lo que reduce considerablemente el número de cuotas en que se puede abonar el pie.
  • Compra en blanco pagando el pie en cuotas sin intereses: este tipo de compra se realiza cuando el proyecto tiene su permiso de edificación aprobado pero los trabajos no se han iniciado. En la práctica, esto significa un periodo de dos años en promedio para pagar las cuotas.

Al momento de firmar la promesa de compraventa en blanco es recomendable tener en cuenta las penalizaciones en caso de desistimiento de la compra. Estas pueden ir desde perder todo o solo un porcentaje del pie.

En cualquier caso, es fundamental mantener un buen comportamiento de pagos para que cuando llegue el momento de solicitar el crédito hipotecario este sea aprobado formalmente.

En ese sentido, comprar en blanco es una buena alternativa para cubrir el valor del pie de un departamento cuando no se tiene mucha capacidad de ahorro. Por otra parte, la compra en blanco permite acceder a precios muy convenientes si se los compara con el valor de las propiedades con entrega inmediata.

Lo importante es elegir una inmobiliaria que entregue las garantías suficientes de que el proyecto en construcción tendrá lo estipulado en la promesa de compraventa y que cumplirá con los estándares de calidad.