Comprar un departamento supone una inversión importante que, en muchos casos, obliga a las personas a endeudarse.

Un panorama que se ha agravado a causa de la pandemia y la incertidumbre económica.

De hecho, según una encuesta de la Universidad de Chile sobre el impacto de la crisis sanitaria, el 42% piensa que es probable o muy probable que la deuda del hogar aumente.

4 consejos para no incrementar la deuda al comprar un departamento

Aunque la opción de pedir un crédito hipotecario es común para financiar una propiedad, este instrumento representa una deuda adicional que puede afectar las finanzas personales.

¿Existen otros mecanismos menos riesgosos? A continuación, algunas ideas para comprar tu vivienda sin aumentar demasiado tu carga financiera.

1. Realizar un plan de ahorro

Es lo ideal a la hora de comprar un departamento porque significa poder financiarlo con recursos propios.

Básicamente, requiere de una planificación estructurada del ahorro, con una meta clara, que en este caso es la adquisición de la propiedad.

Este plan de ahorro implica el cálculo de ingresos y gastos, así como el diseño de acciones que permitan reducir al mínimo las salidas de dinero y eliminen las deudas existentes.

2. Pensar en el leasing habitacional

No es un financiamiento de vivienda que genere deuda, porque la operación consiste en el arrendamiento del bien.

El beneficiario paga mensualmente las cuotas de alquiler y, una vez que termina el contrato, puede hacer uso de la opción de compra abonando el monto que falte para completar el valor total del inmueble.

3. Comprar en verde o en blanco para pagar a cuotas el pie

Se trata de firmar la promesa de compraventa cuando el proyecto está en ejecución (en verde) o sobre planos (en blanco), e ir pagando mensualmente las cuotas correspondientes al pie inicial.

Al respecto, hay que tener presente que, en caso de recurrir al crédito hipotecario, las entidades financieras tienen la facultad de otorgar crédito que, por lo general, corresponde al 80% del valor total de la vivienda.

Es decir, el comprador debe tener el 20% restante, que sería lo pagado mientras el proyecto se finaliza.

4. Solicitar subsidios del Estado

Los subsidios habitacionales son aportes económicos del Estado para ayudar al beneficiario a comprar un departamento o casa por primera vez. No es reembolsable y solo puede ser adquirido en una ocasión.

Los más importantes son:

  • Subsidio DS49: orientado a familias en condición de vulnerabilidad social, para la compra de vivienda nueva o usada sin crédito hipotecario.
  • Subsidio DS1: se designa a familias de sectores medios que cuentan con capacidad de ahorro y tienen la posibilidad de complementar el beneficio con recursos propios, o financiamiento de vivienda hipotecario.
  • Subsidio Leasing habitacional: apoyo estatal para comprar un departamento o casa que el beneficiario está arrendando, pero cuenta con promesa de compraventa. Orientado a aquellas personas sujetos de crédito que pueden pagar un alquiler, pero no tienen suficiente capacidad de ahorro para postular a otros subsidios.
  • Subsidio DS19: una de las mejores opciones de financiamiento de vivienda. Dirigido a familias beneficiarias del DS1 O DS49 que no han podido materializar el subsidio, o a aquellas que cumplen los requisitos para acceder al DS1.

Cabe señalar que estas opciones se pueden combinar para que la inversión sea más sencilla, siendo el subsidio DS19 una alternativa que se complementa a la perfección con ahorros e incluso crédito hipotecario.

En caso de que sea necesario recurrir al crédito hipotecario, hay que procurar que sea por el monto mínimo posible, y contratarlo con la entidad que mejores condiciones ofrezca.

Inmobiliaria iSiete entrega la mejor asesoría con respecto al DS19, además de contar con proyectos con una inigualable ubicación, equipamiento y prestaciones.